• Esther Martínez Muñoz

El pensamiento crítico

Definimos pensamiento crítico como "la capacidad manifestada por el ser humano para analizar y evaluar la información existente respecto a un tema determinado, intentando esclarecer la veracidad de dicha información y alcanzar una idea justificada al respecto ignorando posibles sesgos externos".

Aplicamos el pensamiento crítico para intentar discernir la realidad de lo que nos dicen y percibimos. Dicho esto, podemos ver que es la capacidad de analizar de forma crítica una situación o información, exige ciertas actitudes o destrezas que ayudan en la toma de decisiones y en la forma de actuar. Por eso es tan importante trabajar desde edades tempranas las capacidades que permiten el pensamiento crítico.

Desde pequeños podemos pensar por nosotros mismos y aprender cualquier cosas que nos enseñen. Las niñas y niños a quienes se les enseña a pensar críticamente no reprimen sus emociones ni son demasiado influenciables por ellas. Al pensar de una manera crítica, es posible gestionar los sentimientos constructivamente al poder ordenarlos y evaluarlos.

¿Qué implica educar en el pensamiento crítico?

Implica desarrollar la capacidad de reflexionar, analizar y adquirir información para así poder estructurar nuestros argumentos sin dejar de lado la creatividad y el debate; es ser capaz de enfocar los hechos desde varios ángulos, llevar a cabo un proceso de decisión racional basado en valores esenciales, evitando dejarse llevar por prejuicios eligiendo con autonomía y responsabilidad.

La aplicación de las destrezas del pensamiento crítico ayuda a los niños y niñas a ser más racionales y objetivos, este pensamiento incluye la capacidad de razonar, pensar con lógica, analizar y juzgar situaciones adecuadamente y actuar con una base fundamentada. Es una habilidad que ayudara a nuestros peques a afianzar mejor lo que aprenden, que les prepara para enfrentarse a muchos momentos de la vida donde tendrá que afrontar con espíritu racional experiencias, información o actitudes propias y de los que le rodean.

Transmitir valores fundamentales como la justicia, la igualdad, la tolerancia, el respeto la libertad… para poder decidir con autonomía, aprender a establecer prioridades, aceptar y solucionar los errores, ser más autónomos y responsabilizarse de sus decisiones.

En definitiva, desarrollar el pensamiento crítico es una de las mejores cosas en las que podemos centrar nuestra educación y la de los niños y niñas, ya sea mediante el momento de crianza de madre y padres, como monitor y monitora que se dedica a la educación desde el tiempo libre, o como maestra, formador o cualquier persona que participe del largo camino que es la educación de todos y cada uno de los seres humanos que viven en esta sociedad tan plural.


#Educaciónnoformal #familia #EstherMartínez




Estamos en

  • Icono FACEBOOK Blanco ACENTO
  • Icono YOUTUBE Blanco ACENTO
  • Icono INSTAGRAM Blanco ACENTO
  • Icono BLOG Blanco ACENTO

Asociación ACCENT

Alqueria Laborde, Avd. del Grau.

46701 Gandía (Valencia)