• Esther Martínez Muñoz

El pensamiento crítico

Definimos pensamiento crítico como "la capacidad manifestada por el ser humano para analizar y evaluar la información existente respecto a un tema determinado, intentando esclarecer la veracidad de dicha información y alcanzar una idea justificada al respecto ignorando posibles sesgos externos".

Aplicamos el pensamiento crítico para intentar discernir la realidad de lo que nos dicen y percibimos. Dicho esto, podemos ver que es la capacidad de analizar de forma crítica una situación o información, exige ciertas actitudes o destrezas que ayudan en la toma de decisiones y en la forma de actuar. Por eso en la educación en el tiempo libre, es tan importante trabajar desde edades tempranas las capacidades que permiten el pensamiento crítico.

Desde pequeños podemos pensar por nosotros mismos y aprender cualquier cosas que nos enseñen. Las niñas y niños a quienes se les enseña a pensar críticamente no reprimen sus emociones ni son demasiado influenciables por ellas. Al pensar de una manera crítica, es posible gestionar los sentimientos constructivamente al poder ordenarlos y evaluarlos.

¿Qué implica?

Implica desarrollar la capacidad de reflexionar, analizar y adquirir información para así poder estructurar nuestros argumentos sin dejar de lado la creatividad y el debate; es ser capaz de enfocar los hechos desde varios ángulos, llevar a cabo un proceso de decisión racional basado en valores esenciales, evitando dejarse llevar por prejuicios eligiendo con autonomía y responsabilidad.

¿Cuándo?

La aplicación de las destrezas del pensamiento crítico se pueden dar en muchas situaciones, como monitores y monitoras diseñar las intervenciones centrándolas en actividades que fomenten el pensamiento crítico, como pueden ser las dinámicas de reflexión en grupo, los cine fórums, talleres medioambientales con el objetivo de reducir y reutilizar materiales en los cuales hablamos sobre nuestro impacto en la naturaleza, análisis sobre la música que escuchamos, las vivencias propias de cualquier juego por ejemplo: ¿Cómo planteo la intervención cuando se han hecho trampas...? en definitiva, la evaluación consciente que se hace al terminar una actividad con nuestro grupo, esto les ayuda a los niños y niñas a ser más racionales y objetivos, este pensamiento incluye la capacidad de razonar, pensar con lógica, analizar y juzgar situaciones adecuadamente y actuar con una base fundamentada. Es una habilidad que ayudará a nuestros peques a afianzar mejor lo que aprenden, que les prepara para enfrentarse a muchos momentos de la vida donde tendrá que afrontar con espíritu racional experiencias, información o actitudes propias y de los que le rodean.

Actitudes

Poner en valor valores fundamentales como la justicia, la igualdad, la tolerancia, el respeto la libertad… para poder decidir con autonomía, aprender a establecer prioridades trabajando nuestras escalas de valores, aceptar y solucionar los errores, utilizando el fallo como oportunidad de crecimiento, no solo personal sino también con el grupo, ser más autónomos y responsabilizarse de sus decisiones.

En definitiva, desarrollar el pensamiento crítico es una de las mejores líneas en las que podemos centrar nuestra educación y la de los niños y niñas, ya sea mediante el momento de crianza de madre y padres, como monitor y monitora que se dedica a la educación desde el tiempo libre, o como maestra, formador o cualquier persona que participe del largo camino que es la educación de todos y cada uno de los seres humanos que viven en esta sociedad tan plural.


#Educaciónnoformal #familia #EstherMartínez #Educaciónenvalores

Esther Martínez Muñoz



205 vistas2 comentarios

Estamos en

  • Icono FACEBOOK Blanco ACENTO
  • Icono INSTAGRAM Blanco ACENTO
  • Icono YOUTUBE Blanco ACENTO
  • Icono BIBLIOTECA Blanco ACENTO
  • Icono BLOG Blanco ACENTO

Asociación ACCENT

Alqueria Laborde, Avd. del Grau.

46701 Gandía (Valencia)