• Esther Martínez Muñoz

La Mediación

Podríamos definir la mediación como un método de resolución de conflictos en el que las partes afectadas recurren voluntariamente a personas que les ayuden a resolverlo, estos son los mediadores que se muestran imparciales ante el conflicto.

Lo vemos como un método alternativo, ya que aplica además de los “canales convencionales” de resolución de conflictos, la CREATIVIDAD ya que promueve la búsqueda de soluciones que satisfagan las necesidades de las partes, y así llegar a soluciones no impuestas por los mediadores, si no que son creadas por las personas implicadas. Se trata de llegar a una solución cooperativa, en la medida que promueve una solución en la que ambas partes ganen u obtengan un beneficio y no solo una de ellas, por eso se la considera una vía no “adversarial”.

Relevancia de los valores

También es un método adecuado para el tipo de conflicto en el que las partes deben o desean continuar la relación. Por ello es necesario que estén motivadas y de acuerdo en cooperar con el mediador o mediadora para resolver el conflicto, así como para respetarse mutuamente durante y después del proceso y sobre todo respetar los acuerdos que se hayan alcanzado. Aquí vemos la relevancia que tienen los Valores en la resolución de conflictos y en todas y cada una de nuestras relaciones sociales.

La mediación nos permite resolver diferentes situaciones de conflicto, por ejemplo lo que nos supone una transgresión grave de las normas de convivencia, las agresiones verbales o amenazas, situaciones que desagradan, injusticias, incluso rumores y deterioro de relaciones sociales. La mediación se basa en los principios de la pedagogía pacifica o de la educación para la paz y la convivencia. Busca una concepción positiva del conflicto, entendiendo el conflicto no como algo negativo o sinónimo de violencia, si no intrínseco a los seres humanos; que según como lo afrontemos puede ser constructivo y beneficioso.

El uso de diálogo y una apuesta por la potenciación de contextos cooperativos en las relaciones interpersonales, donde la obtención de los intereses propios no conlleva que los demás no consigan los suyos.

Actitudes

El desarrollo de habilidades de autogestión y autocontrol para favorecer en los individuos la toma de decisiones de forma autónoma y la práctica de la participación democrática conlleva la experimentación de la importancia de sus opiniones, sentimientos, necesidades, etc., tanto propias como de los demás. Así el desarrollo de actitudes de apertura, comprensión y empatía implica el compromiso de atención al otro, hacia lo que necesita, lo que desea… intentando ponerse en su lugar.

A través de estos procedimientos las personas tenemos la oportunidad de experimentar como cada uno percibe una misma situación y sentir que la opinión del otro merece el mismo respeto que la mía.

Para que todo lo que hemos comentado sea posible necesitamos el “protagonismo” de las partes en la resolución de conflictos, ya que cuando las personas involucradas en un conflicto son capaces de identificar sus necesidades e intereses frente al otro, y colaborar conjuntamente en la búsqueda de soluciones satisfactorias para ambos, es más probable que la salida del conflicto sea asumida y desarrollada de forma comprometida por ambas partes, ya que:

LA RESPONSABILIDAD DE LA RESOLUCIÓN DE UN CONFLICTO RECAE EN LAS PERSONAS DIRECTAMENTE IMPLICADAS EN ÉL

#EstherMartínez


Estamos en

  • Icono FACEBOOK Blanco ACENTO
  • Icono YOUTUBE Blanco ACENTO
  • Icono INSTAGRAM Blanco ACENTO
  • Icono BLOG Blanco ACENTO

Asociación ACCENT

Alqueria Laborde, Avd. del Grau.

46701 Gandía (Valencia)