La práctica de la Educación Emocional. Recursos

La Educación Emocional debe respetar la continuidad de los procesos y utilizar metodologías vivenciales y participativas, centrando la atención en la historia personal y en las necesidades del niño/a o joven.

Estamos asistiendo a una revolución emocional que afecta, desde la psicología, a todos los ámbitos de la educación. La Educación Emocional trata un conjunto específico de aptitudes que se hallan implícitas dentro de las capacidades abarcadas por la inteligencia social. Cada individuo tiene la necesidad de aprender a establecer prioridades, de mirar positivamente hacia el futuro y reparar los sentimientos desagradables. Habremos de proponernos el desarrollo de programas y acciones educativas que nos exigen, para ser coherentes y eficaces, respetar algunas condiciones.

Modelado

Como aspecto básico de la intervención, juzgamos de gran relevancia la función de los modelos en el proceso de enseñanza-aprendizaje. El niño, la niña y el o la joven aprenden a partir de los comportamientos que observa en las personas que constituyen modelos de referencia. El principal modelo, en este proceso, son las actitudes y conductas del educador o educadora que guía el interés de la acción educativa hacia las capacidades de la inteligencia emocional y que acompaña de forma explícita este proceso de aprendizaje.

Por otra parte debemos analizar como otros modelos (familiares, otros agentes educadores, círculo de iguales, redes sociales, medios de masas, etc.) influyen en los valores y comportamientos del chico o chica, de manera que podemos planificar actuaciones orientadas a reforzar la atención en los modelos positivos y a retirarla de los no deseables.

Didáctica

La metodología didáctica se diseña a partir en diversos enfoques y modelos educativos. Entre ellos están el enfoque humanista, el modelo sistémico y la dimensión moral.

Enfoque humanista

Concebimos el desarrollo de la inteligencia emocional como un proceso de construcción personal de significados a lo largo de la vida. Tal construcción tendrá lugar con la participación activa y la implicación personal del sujeto en el proceso de aprendizaje. Así pues, toda propuesta práctica debe partir de las competencias y los conocimientos previos, de los intereses y necesidades del individuo, para que pueda asimilar conocimientos e incorporar a su conducta nuevas actitudes y comportamientos. Una actuación centrada en la persona que procura aprendizajes significativos.

Modelo sistémico

Atendiendo a un modelo sistémico los procesos de comunicación entre los intervinientes –docente y discente- son relevantes en todo el proceso, de forma que resulta preceptivo cuidar todos sus elementos en pos de una adecuada relación interpersonal. Por otra parte, para que el aprendizaje sea funcional, cada propuesta programática debe atender a la realidad de la convivencia del niño, niña o joven con las personas de su entorno próximo y, en la medida de lo posible, hacer a éstas partícipes de los procesos de que implementan la Educación Emocional.

Dimensión moral

Está fuera de cuestión la inseparabilidad esencial de la emoción y el razonamiento. Relacionar la Educación Emocional con la Educación en Valores supone enfatizar la idea de que la educación consiste en ofrecer respuestas a todas las dimensiones de la persona: cognitivas, conductuales y afectivas -el pensar, el hacer y el sentir-. La Educación Emocional deber ser a la vez educación moral que proponga programas de acción pedagógica cuyos objetivos se concreten en la construcción de la personalidad ética, la educación de los sentimientos y la competencia comunicacional, la adquisición de competencias éticas, la aceptación de límites y normas de convivencia, así como la gestión de las emociones y su consecuencia conductual: la autorregulación del comportamiento.

La dimensión moral propone la creación de contextos y actividades que ayuden al discente a observar, pensar, descubrir y degustar sus propios valores.

Recursos

He recopilado técnicas, dinámicas y actividades enfocadas al desarrollo de competencias emocionales. Podemos visitar la Biblioteca de Recursos Didácticos de ACENTO Formación Docente y recurrir a estos materiales, donde encontraremos abundantes sugerencias, en el momento de planificar y de llevar a la práctica la Educación Emocional.

#EducaciónNoFormal #EducaciónEmocional #AntonioMartínez


Estamos en